Cierre inscripciones 23 de Mayo. Dudas o info adicional en desafio@vallafoto.com

PLAZAS DISPONIBLES A 16/05/2019. Sin autocar - 62, con autocar por la mañana - 71, con autocar por la noche - 15

21 de junio de 2011

Crónica Desafío Canal de Castilla 2011


Desafío Canal de Castilla 2011

La mañana comenzaba a las 7:30 en la Feria de Muestras de Valladolid, llegan los autocares y el trailer y comenzamos la tarea de cargar las bicis en el camión, acto seguido salimos hacia Alar del Rey, damos las últimas recomendaciones y poco después llegamos a Alar. Foto, visita rápida al nacimiento del Canal de Castilla y damos la salida, son las 10:15, recorremos la primera parte hasta la presa de San Andrés a un ritmo cómodo, ahora toca cruzar el puente en fila y hacer un kilómetro por un sendero con alguna que otra ortiga, reunión en el centro de interpretación y seguimos camino. Tras sortear unas cuantas vallas que impiden el paso a los vehículos, el grupo va cogiendo ritmo y rueda a 24 Km/h con aire en contra, algunos quedamos rezagados, unos porque sabemos que no aguantaremos así hasta el final, y algún otro por pinchazo, buena temperatura y sol. Continúo camino, a ratos sólo, a ratos con alguien, encuentro a Fran por el camino, ha decidido venir en el último momento, tuvo una lesión y ha entrenado poco, tiene alguna molestia, y además de detrás de un árbol ha salido "el tío del mazo" y le ha dado de lleno, voy dándole ánimos y conseguimos llegar a Frómista. En la chopera ya hay mucha gente comiendo, van llegando los últimos y en un rato salimos de nuevo, según me cuentan este año ha venido gente muy preparada, ruedan a ritmo de 35, 40 por hora, ¡vaya maquinas! Otra vez vuelvo a ser de los últimos, he encontrado a Isaac y a Jesús, vamos charlando de todo un poco, y casi sin darme cuenta llegamos a la dársena de Palencia. Comienza a hacer calor de verdad. Los primeros en llegar ya llevan un rato esperando, pero detrás de nosotros todavía queda gente rezagada, rellenamos los bidones y las mochilas con agua de la fuente, que por suerte sale bastante fresca, comemos un poco y reanudamos el Desafío, los últimos en llegar van a descansar unos minutos más, yo también espero un poco antes de salir, me decido y tengo las piernas de corcho, me duelen muchísimo, menos mal que a los doscientos metros se me pasa, decido acelerar y ruedo a 26 por hora hasta Villamuriel, allí alcanzo a Isaac y a la pareja que ha venido en tándem, los dejamos atrás y seguimos por la sirga procurando no subir de 20 Km/h, se van agotando las fuerzas, llegamos a Dueñas donde hace guardia Juan Carlos, pionero del Desafío, que este año ha pasado a tareas de apoyo, nos da agua y nos comenta como va la gente, los primeros muy bien, el resto cada vez peor, poco después encontramos a Roberto Arnanz reparando un pinchazo, salió el domingo a las doce de la noche de Valladolid recorrió durante la noche el Canal y llegó a Alar a las nueve, y desde allí vuelve con nosotros, le veo fresco como una lechuga, y yo con la mitad de kilómetros no puedo más, seguimos y tenemos un grupo a la vista pero no somos capaces de cogerles, le digo a Isaac que al año que viene voy en la furgoneta, poco después él me hace el mismo comentario, yo creía que este año venía mejor preparado y voy peor que el anterior, Isaac ha hecho la misma preparación que el año pasado, ninguna, y también va peor, creo que el calor y la edad no perdonan, por lo menos a mí. Antes del puente de Cabezón, vemos a Justino a lo lejos, le reconocemos rápidamente por sus pantalones cortos y su camisa a cuadros, se ha parado por un pequeño calambre, nos comenta que está bien y seguimos camino, un poco más adelante encontramos a Gonzalo y a Mar repartiendo agua y vigilando el cruce, Gonzalo está en la zona de sol, si se pone a la sombra no ve a la gente venir, gracias por sufrir ese calor por los demás. Seguimos avanzando cada vez con más ánimo, pasamos la última esclusa recién restaurada y poco después llegamos a la dársena del final del Canal donde me espera mi familia, recibimos los aplausos de los que han llegado antes que nosotros, también recibimos abrazos, felicitaciones, comentarios, fotos y regalos. Veo caras de felicidad, otras, desencajadas por el sufrimiento; siguen llegando participantes, ya pocos, pero todos muy cansados, entre ellos Roberto, ha cumplido su particular desafío: el Canal ida y vuelta ¡vaya tío! 
Vamos metiendo todo en las furgonetas y damos por finalizado el Desafío de este año. Estoy muy cansado, apenas puedo pensar con claridad, y mientras escucho hablar a los demás de fondo casi sin hacerles caso, pienso en los que no lo han conseguido, sólo unos pocos, ojalá lo intenten el próximo año, les estaremos esperando en la meta para darles esos aplausos que se han merecido pero que no han podido recibir.
Ahora ya sólo pienso en descansar, nos lo hemos ganado.
Carlos. 

3 comentarios:

  1. Anónimo23/6/11

    Sin duda merecio la pena. Cuando llegue a la darsena de Valladolid lo único que quiería hacer es prender fuego a la bici y meter el culo en el agua, pero cuando la mente comienza a funcionar normalmente la sensación de haber conseguido el "desafio" es muy agradable. ENHORABUENA Carlos otro año más que lo has hecho posible.
    Invito a todos aquellos amantes de la bici y de la naturaleza para el año 2012 que promete ser igual de buena y más númerosa. Saludos
    MORENO

    ResponderEliminar
  2. Anónimo25/6/11

    Las tareas correspondientes a un fin de curso escolar muy ajetreado me han impedido hasta ahora leer tu crónica, Carlos, y ver las bonitas fotos que hicieron tanto profesionales como compañeros de fatigas. Así que es el momento de darte las gracias y felicitarte a ti y a todos los que te han ayudado.
    Es mi segundo desafío, ya lo sabes, y, a pesar de llegar muy bien preparado, se me ha hecho duro al final. Y la razón es muy sencilla: es muy difícil querer mantener el tipo, pasados los 50 tacos, con gente que apenas llega a los 30 y bien preparada. Bebí como nunca, yo que, como saben Jose Manuel y Didier, llego siempre de vuelta con agua en el bidón. Y todavía tengo sed.
    El próximo año me lo tomaré con más calma. Y por favor, Carlos: en sábado.
    Ha sido un placer compartir contigo, con Isaac (mejor persona que deportista, que ya es decir) y con tantos compañeros que he conocido por primera vez.
    Un abrazo,
    Joaquín Santiago

    ResponderEliminar
  3. Anónimo18/7/11

    Coincido con Joaquín en sus dos apreciaciones... Ya no sólo ha sido cuestión de preparación, sino de que el día fue muy caluroso... también suelo beber poco agua haciendo ejercicio y ese día perdí la cuenta de la cantidad de litros de líquido que bebí... Y sí, mejor en sábado para que el lunes no sea tan difícil ir a trabajar...

    Una vez más, enhorabuena por todo :-) .

    Jose.

    ResponderEliminar