25 de mayo a las 23:59 se cerrarán las inscripciones
Quedan: 21 plazas autocar desde Valladolid (con y sin autocar Medina-Valladolid por la noche). Plazas de autocar desde Medina de Rioseco por la mañana (Solicitar por mail a desafio@vallafoto.com por si hay renuncias), 94 plazas sin autocar, no quedan plazas de autocar Medina de Rioseco - Alar del Rey al finalizar la marcha, 38 plazas para dormir en el Albergue de Medina de Rioseco la noche antes.

2 de julio de 2014

Homenaje a Miguel Delibes en el Desafío 2014

Como todos sabéis, este año decidimos homenajear a Miguel Delibes coincidiendo con la reedición de su libro "Mi querida bicicleta".

A continuación os dejo el texto que leyó Mar Fernández, miembro de la organización, durante el emotivo acto en el que hicimos entrega de una placa conmemorativa a sus hijos Germán y Adolfo en Alar del Rey.


Don Miguel Delibes, escritor universalmente conocido, fue un gran amigo de la bicicleta. Le venía de casta. Su padre, Adolfo, había participado en recorridos ciclistas, y una fotografía tomada junto al teatro Calderón el 10 de mayo de 1896, hace más de un siglo, lo presenta con otros diez “sportmen” vallisoletanos, entre ellos su hermano Luis, a punto de salir para Venta de Baños, en marcha organizada por la Unión Velocípeda Española. Para la época, aquél debía ser un desafío no menor que el nuestro de hoy. El escritor ha contado la sucinta lección que le dio su padre cuando por primera vez subió a una bicicleta: “Mira hacia adelante, no mires a la rueda”.  Eso fue todo. 

Cuando tenía diez años, escribió luego Delibes, su máquina y él “formaban un todo tan armonioso que, si el descubrimiento de América se hubiese producido entonces y yo hubiera asistido a la efemérides, los indios a buen seguro nos hubieran tomado a mi bicicleta y a mí por una criatura con ruedas”. Ya en los años cuarenta, Miguel Delibes pedaleaba de Molledo-Portolín, en Cantabria, a Sedano, en Burgos, unos 100 km, para pasar unos días con su novia. Los hijos y nietos de ambos, parte de los cuales nos acompañan hoy, suelen decir medio en broma que, de no haber sido por la bicicleta, tal vez ellos no habrían venido al mundo. Con casi 70 años Delibes escribió “Mi querida bicicleta”-obra que se ha reeditado éste mismo año-, y cerca de los ochenta aún daba pedales en Sedano. 

Por otro lado, si el Canal de Castilla fue en su momento un sueño de redención para el agro castellano, Miguel Delibes luchó, desde el periodismo y la literatura, por ese mismo sueño, bien que modernizado, un siglo y pico después. Sobrados son, por tanto, los motivos para que el Desafío Canal de Castilla en su edición 2014 homenajee en este acto a Don Miguel Delibes y celebre su memoria. Esta marcha va por él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario